17 de noviembre de 2017

Bodas de odio de Florencia Bonelli


Sinopsis:     Las apariencias no siempre dicen la verdad.En 1847, don Juan Manuel de Rosas regenta la Confederación Argentina desde Buenos Aires con mano férrea. Descontentas o maltratadas por el implacable gobernador, algunas provincias se alzan en su contra y forjan una alianza con el fin de derrocarlo.En esa época de conflictos sangrientos, lealtades y traiciones, la joven Fiona Malone solo espera enamorarse, como lo ha hecho su amiga Camila O´Gorman. Sin embargo, toda esperanza parece truncarse cuando su padre concierta su matrimonio con el apuesto y enigmático don Juan Cruz de Silva, perteneciente al círculo íntimo de Rosas y al que Fiona aborrece con todas sus fuerzas. Fiona Malone pronto se verá atrapada en un mundo de odio, pasión, intrigas y peligros que rodean a un hombre de la talla de su prometido.


Opinión personal:

Florencia Bonelli no resulta una autora sencilla. Tiene un estilo que no es ligero y no son lecturas que recomiendo para cualquier momento.  Si no habéis leído nada de ella, esta es una buena oportunidad ya que, perdiendo su costumbre, esta novela es relativamente corta y una buena ocasión para ver si su estilo gusta o no. Aunque sin dudarlo, recomiendo Marlene, que es mi favorita y os la recomiendo muchísimo, el resto están publicadas en dos o tres entregas. 

Su forma de escribir es muy narrativa y, sobre todo, dando gran importancia al tema de la ambientación y la época histórica en la que sitúa los personajes. Sus tramas no resultan originales, pero emplazarlas en su Argentina natal y en épocas muy concretas de su historia, les dan originalidad. Gusta de incluir en sus novelas una gran ambientación que yo agradezco y que me interesa, pero que admito que le resta protagonismo al romance. Pero si algo puede definir la obra es la gran pasión que se respira en todas sus páginas.
Al ser hechos históricos que desconozco totalmente, es una forma interesante de aprender  que nunca está de más  , por otro lado, al incorporar personajes también reales y mezclarlos con los ficticios, su incursión resulta fluida y apenas te das cuenta.

La historia de «Bodas de odio» no es de mis favoritas. A pesar de  que su trama es una de las que me gusta encontrar, hay ciertas escenas que me rompen un poco mis esquemas románticos. Si no me equivoco, la obra ha sido revisada, no a grandes rasgos pero sí se ha cambiado algún párrafo o añadido otro.

Fiona resulta algo mimada, inocente en exceso ya que ha estado demasiado protegida por su familia y su privilegiada posición social.
Su orgullo a veces sobrepasa la línea y termina siendo tozudez gratuita que solo hace que perjudicarla. No gusta de confraternizar con otras jóvenes de su edad ya que no tiene pensamientos de casarse.

De Silva representa el prototipo masculino que terminará cogiendo fuerza en la bibliografía de la autora. Juan Cruz es un seductor, que ha entrado por la puerta de la sociedad gracias a sus contactos políticas y a sus riquezas. Algo rudo y un pelín machista (algo acorde a la época en la que transcurre la historia), de fuerte carácter; hecho a sí mismo; inteligente, sagaz, carismático y quien tanto inspira miedo como exuda poder.

Su relación, como todas las de la autora, será muy pasional. Tanto que hay momentos en que dichos sentimientos resultan algo dramáticos. Hay escenas en las que casi se rompe la fina línea  de lo que yo considero romántico y tengo muy claro que una relación así situada en una época contemporánea no me gustaría. Pero ya estoy acostumbrada a estas historias. Por otro lado, muchas de las situaciones que se plantean son totalmente creíbles y coherentes dentro de la sociedad en la que se plasma el romance. Otro tema es que pueda gustar más o menos. Aunque no quiero asustar, ya que no sucede nada que pueda resultar desagradable (y que nunca aceptaré en una historia romántica) u otras acciones más concretas.
Muchos son los secundarios que conforman la novela y enriquecen la trama. Además, la autora gusta de plasmar hechos reales. Como guiño diré que me ha gustado mucho un personaje en concreto, gran amiga en la novela de la protagonista, pero que fue un personaje real (admito que eso es algo que he averiguado gracias a la reseña de algún blog que ahora debería nombrar pero no me acuerdo, pero aclaro que no es averiguación mía).

A mí me gusta Florencia Bonelli, aunque también tengo claro el tipo de historias que escribe y voy preparada.

Esta es su primera publicación pese a que tengo entendido que no fue la primera obra que escribió. Puedo decir que su lectura me ha enganchado, es posible que no me hayan gustado algunas de las escenas pero sí me ha durado un suspiro. Particularmente me gustan más otras de sus obras, pero creo que es una autora ha tener en cuenta y que merece la pena leer. 

Datos de interés: Ficha de la novela - Ficha de la autora - Web de la autora

Pepa 

10 de noviembre de 2017

Testigo de Sandra Brown




Sinopsis: Tras sufrir un accidente automovilístico, Kendall Deaton logra rescatar a su hijo del amasijo de hierros y escalar el barranco por el que se han precipitado. Al llegar al hospital, no se atreve a revelar su propia identidad ni la del conductor herido; se limita a decir que se trata de su marido y, en cuanto puede, comienza a planear la huida. La pesadilla de Kendall comenzó en una pequeña localidad de Carolina del Sur, adonde llegó dispuesta a convertirse en la mejor abogada de oficio del condado. Enseguida se enamoró de un rico y atractivo joven de la localidad, y a los pocos meses de noviazgo se celebró una boda digna de un cuento de hadas. Pero jamás imaginó que se vería envuelta en una aterradora trama de odio y fanatismo. 

Opinión personal:

Necesitaba algo que me atrapara y me enganchara… y me hiciera olvidar un pequeño traspiés lector. Y me estoy aficionando a las novelas de Sandra Brown. Es una autora que publica Ediciones B bajo su sello romántico, algunas de sus historias tienen más romance que otras, pero esta «Testigo» yo no la catalogaría en absoluto como tal. El romance permanece en un mero plano secundario. Esta vez no veréis ninguna queja por mi parte ya que iba totalmente avisada.

Me ha gustado mucho. Es un buen thriller.  Creo que toca matizar que yo no suelo leer mucho este género ni novela policíaca, por eso quizás, no soy la persona más adecuada para sopesar una novela, pero ésta la he disfrutado y me ha enganchado mucho. Además creo que está bien escrita. Sandra Brown es un gran estandarte dentro de este género.

Esto va a ser una opinión corta, más que nada porque se corre el peligro de empezar a hablar de la novela y, sin intención, desvelar algo importante que no debería.  

La trama está narrada en dos tiempos, en el primero la autora nos narra en presente la huída de Kendall. De la que poco sabemos todavía, tan solo que ha tenido un accidente y que está escapando de una situación que la tiene completamente atemorizada.
Kendall es un personaje que me ha gustado mucho. Luchadora y decidida, valiente de una forma que termina sorprendiendo y una mujer inteligente y lista, algo que acaba por perjudicarla.
Aparentemente moderna, aunque a mí sus ideas me resultan de los más normales, lo cierto es que su integración en la pequeña localidad donde acaba de llegar no es sencilla. Una sociedad cerrada, en mi opinión muy arcaica, donde la mujer no es, en absoluto, lo que ella quiere representar.

La autora juega muy bien con el flashback, escogiendo el momento justo en el que cambiar de contexto temporal. Trasladando al lector a la época inicial a un pasado donde iremos conociendo quien es Kendall y cómo ha llegado a esa situación. Sabe dejarte en un punto tan álgido que es imposible soltar la novela para poder volver a llegar a ese punto y conocer cómo sigue. 

Hay dos misterios de peso que forman la trama. En primer lugar, la razón por la cual Kendall se ve obligada a abandonar su idílica vida y, en segundo, la identidad del hombre que la acompaña.


Hay varios detalles que me han gustado. Creo que Sandra Brown refleja muy bien la normalidad de esta pequeña localidad del sur de Estados Unidos. A veces, la realidad es mucho más dura que la ficción y, tan solo viendo algunas de las noticias que nos llegan de dicho país, nos podemos hacer una idea de a la orden del día que allí están ciertos problemas que, lamentablemente, no son de ficción.
Esa perfección que rodea a Kendall está claro que tiene que explotar. O al menos, yo estaba esperando el momento en que lo hiciera. No voy a desvelar si lo hace o no, para eso, mejor os toca leer la novela.
Es uno de los misterios con los que cuenta la novela. Que tarda en aparecer, ya que su ritmo va in crescendo. Se combina muy bien la parte más pausada en la que nos narra la vida de Kendall con la parte más ágil del presente. En donde sabe poner al lector en tensión, no solo por las escenas que se narran sino por el miedo que intenta transmitir a través de ciertos pasajes.

El presente transcurre con ritmo trepidante. Todo es importante y muchos detalles te tienen en vilo.

No es una novela donde todo se descubra al final y eso me ha gustado. Creo muy difícil que consiguiera mantener tantos temas en suspense de forma exitosa, por lo tanto, aplaudo la decisión de la autora de ir cerrando temas de forma paulatina. Al final y una vez desvelados los misterios, puede recrearse a la perfección con escenas que cortan la respiración, poniendo al lector en gran tensión.

Muchos son los personajes secundarios que configuran el entorno en el que Kendall se mueve, algunos de ellos son meros medios para reflejar esa sociedad obsoleta que no supongo que critica la autora. Otros, se desvelan como verdaderos monstruos, y asusta la forma en la que se mueven entre el resto de una forma tan natural. Ya no cuento más..

«Testigo» me ha gustado bastante. Yo no la catalogaría de novela romántica, aunque no está falta de algunas escenas tiernas, otras, más pasionales que más bien son un regalo que algo de importancia en la trama. Es una novela en donde nada es lo que se muestra, la realidad a veces está disfrazada y combina bien el misterio con la acción. Algunas de sus partes son, en verdad, trepidantes.
Creo que Sandra Brown es una apuesta segura cuando quiero desconectar de mis lecturas habituales.


Datos de interés: Ficha de la novela - Ficha de la autora 

Pepa 

7 de noviembre de 2017

La historia de Cas- Laura Sanz

Debería haber colgado esta entrada la semana pasada, pero estos días han sido una locura...les dejo con la opinión que me mereció La historia de Cas de Laura Sanz, la autora del mes de Octubre y ya Noviembre del blog. 




Argumento


De manera accidental, Eli, una chica de clase alta, familia acomodada y portada de revistas, conocerá a Cas, un hombre que no pertenece a su mundo y que no la tratará con guantes de terciopelo, algo a lo que ella está acostumbrada.
A pesar de sus diferencias comenzarán una aventura fugaz que pronto se convertirá en algo más.
Pero la realidad, las mentiras, algunas malas decisiones y un turbio asunto en el que se verán envueltos lo complicarán todo.


Opinión personal


Empezar hablar de este libro es empezarlo con la palabra sencillez….pero qué hay de sencillo en el amor? 
Qué hay de sencillo escribir con una redacción correcta, con una muy buena estructura y una genial caracterización de los personajes? 
Porque ahora mismo me pongo en la piel de una escritora delante de una hoja en blanco y es horrible la sensación.......

No, no se podría catalogar de sencilla historia. Sí, podría decirse que es la historia típica y tópica en el panorama romántico, pero algunas veces necesitamos algo así, cliché y a la vez distinto.

Conocí la pluma de Laura con su primer libro, La chica del pelo azul, me gustó su prosa limpia y directa, y cuando supe de este libro, de esta nueva historia de ella, no pude sino lanzarme de cabeza por ella…Por causas ajenas, su lectura se retrasó hasta este verano, pero fue cogerlo y no soltarlo….y miren que tiene más de quinientas páginas.

Estructurada en dos partes, la primera como se conocen y la segunda donde los sentimientos y la tensión están  más a flor de piel me encontré con una historia amena, adictiva, romántica, donde la incertidumbre, la emoción, la química, la atracción, era partícipe del lector según iban pasando páginas.

Dos mundos opuestos se unen primero con una atracción, pasión, en el que la lealtad, el aprender a madurar y la entrega logran un amor sincero y especial…de los que tanto nos gustan los que se cuecen poco a poco.

Sin grandes sobresaltos y leyéndolo en tercera persona fui partícipe de su evolución, de su excelente caracterización,  con diálogos bien construidos, fui conociéndolos, tanto a ellos: Cas y Eli, como a los personajes secundarios que le aportaban interés al argumento, que junto con una pequeña trama de suspense, y como aborda el tema familiar de las dos partes, hacía si cabe más dinámica la historia.

De Cas, podría hablar de rudeza y a la vez suavidad, de familiaridad, de sinceridad, de ternura, de hacerse a si mismo, trabajador…como veis no puedo sacarle ningún pero…hasta lo mal hablado que fue en ocasiones me gustó.

Algo que resalto de Laura son sus peculiares protagonistas femeninas, y este libro, Eli, el personaje femenino es el ejemplo perfecto de ello. Con Eli no fue fácil empatizar, su serenidad, su retraimiento, lo altiva que parece por su falta de sentimientos, ya que bajo la estrechez de miras de su mundo en el cual vivir de las apariencias, era por el cual se regía y la estricta supervisión de su madre, no era una protagonista que se hiciera querer, admirar. Su evolución en la historia es algo que destacaría sobre todo.


Cas y Eli no podrían ser más diferentes, su primer encuentro, su primera cita, podría dar mucho juego, y Laura Sanz no dio puntada sin hilo y tejió una historia excelente, natural, intensa dentro de su sencillez. Son pocas autoras que tengo en mi lista de escritoras en MAYÚSCULAS, Laura es una de ellas.



Datos de interés
*Goodreads - *Amazon - *Web - *Facebook

3 de noviembre de 2017

Cuando tú llegaste de Lisa Kleypas



Sinopsis
Lily está decidida a impedir la boda de su indefensa hermana con lord Alex Raiford, un aristócrata frío y arrogante. Lily, indomable y resuelta, sabe cómo lidiar con los hombres en su propio terreno, y no duda en emplear cualquier arma para salirse con la suya. Pero no imagina que por una vez su rival es muy superior a ella, y mucho menos que su obstinad e inflexible corazón no tardará en ceder a los encantos del enemigo.




Opinión personal

No voy a poner en duda que Lisa Klyepas es una de las reinas de la novela romántica histórica. Aunque, últimamente me está sorprendiendo con historias que, en mi humilde opinión, no están a la altura de lo que esperaba de ellas. Por ello, para quitarme ese mal sabor de boca, empecé a releer mis novelas favoritas, y esta es otra de ellas.

Esta novela pertenece a la serie «Jugadores» más conocida por el protagonista de la segunda entrega Dereck Craven. Pero yo tengo un especial cariño a esta pareja, quizás porque es una historia que cuenta con muchos de los requisitos que busco en una novela romántica: un romance equilibrado y bien evolucionado, unos protagonistas con carácter y fuerza, buenos diálogos y diversión.
Aviso ya de que es una novela un poco loca… sobre todo gracias a su protagonista, quien se esconde tras un comportamiento algo estrafalario para la época. He leído muchas opiniones sobre su personaje y sé de muchas lectoras a las que les fastidió la lectura. Pero a mí, con que me arranque unas carcajadas en esas escenas “delicadas” tengo más que suficiente. Además, creo que hay que ir a buscar la profundidad de su personaje, por eso, no hay que perder de vista las casi inexistentes apariciones de su padre, que dan tantas pistas que demuestran la genialidad en la construcción del personaje que se marcó Lisa Kleypas con ella.

Lily tiene un comportamiento totalmente inadecuado, llegando incluso a perder todo contacto con su propia familia gracias a la independencia económica que le ha dado la herencia recibida al fallecimiento de su estimada tía, con la que ha estado los últimos años exiliada en Italia. Ya os digo que nada es lo que parece y que en muchas ocasiones Lisa Kleypas trata de jugar al ratón y al gato con el lector, induciéndolo a tener ideas preconcebidas sobre algunos de sus personajes para luego terminar dándole un giro que sorprende la primera vez que lo lees. Por ello, y como comento, no hay que quedarse en la superficie de la protagonista. Lily es un personaje complejo, en quien encontramos una buena combinación de arrojo y bravura y ternura e inocencia. Una mujer que lo daría todo por aquellos a los que quiere y a la que ya le importan poco lo que puedan pensar de ella. Quizás por esa independencia social es aceptada en ciertos círculos pese a que se codea con estratos más inferiores, juega a las cartas en el selecto club de su amigo Craven, gusta de divertirse en cacerías y asume un rol que todos le suponen pero que está muy alejado de la realidad.
Yo me he divertido con muchos de sus comportamientos, aunque admito que protagoniza escenas que resultan un tanto extravagantes, pero es un personaje que me ha parecido muy completo con un ingenio que me gusta mucho y una ternura que me induce a tomarle mucho cariño, ya que no recae en dramatismo, pese a que su situación no es nada fácil.

Con Alex Raiford la autora juega duro. También está lleno de contrastes, llegando en algunos momentos a extralimitarse en ciertas palabras o ciertas escenas que se quedan en el límite de lo que acepto o no acepto. Pero es aquí donde pierdo toda mi objetividad y confieso mi total imparcialidad por él, esas frases en otros me hubieran hecho cabrear mucho pero aquí las perdono. Muestras de una pasión que ni él mismo entiende ni mucho menos admite y que resulta totalmente contenida.
Alex es un hombre que se ha acostumbrado a ser frío porque piensa que es el comportamiento que ha de tener. Vive anclado en un pasado que tampoco le marcó tanto como él mismo piensa. Su parte racional marca sus decisiones y ahora ha llegado el momento de tomar posesión de una esposa que cumpla con sus obligaciones sin llegar a molestarlo mucho. Así a simple vista, ¿verdad que no pinta nada bien?. Pues quizás por eso es por lo que yo le tengo tanto cariño. En el fondo es un amor, es un hombre que tiene miedo de sentir más de lo que pueda controlar ya que ha sufrido las consecuencias de lo que un amor incontrolado puede provocar en un hombre, y no quiere que la situación se repita. Para ello, elige la seguridad frente a la pasión.

No es la primera vez que digo que este tipo de relaciones que parten de una pareja que se lleva francamente mal es de mis favoritas. Está claro que la autora tiene que convencernos de la progresión de los sentimientos y, en este caso, Lisa Kleypas lo ha hecho. Su relación es apasionada desde el principio. Desde el comienzo, entre ellos se declara la guerra y es garantía de diversión para el lector con esa lucha de voluntades. Sus diálogos nos muestran la sagacidad de unos personajes que parecen cobrar vida propia y que no resultan nada planos. Lisa nos va desvelando particularidades de su pasado que los  ha conformado como son actualmente y por lo que ambos actúan de la forma en que lo hacen. Ambos están dolidos pero afrontan su dolor de una forma totalmente diferente.

Al igual que en otras de sus series, la autora gusta de dar mucho protagonismo a otro personaje secundario, Dereck Craven, que ya se desmarca como una figura con el gran potencial que lucirá del todo en su propia historia. Está claro que a Lisa le gustan los hombres que pese a su baja condición social, se han hecho a sí mismos y han conseguido un gran imperio controlando, a base de información y cartera, cuentan con un poder que a la alta sociedad no termina de agradar.

«Cuando tú llegaste» es una de mis novelas favoritas de Lisa Kleypas, le tengo un cariño especial a esta pareja: Alex, serio y estirado y Lily, la alocada muchacha que  esconde su dolor tras su estrafalario comportamiento. El humor es muy particular, por lo tanto, es complicado recomendar por ese motivo una novela. Pero sí que creo que es importante remarcar que Lisa Kleypas publicó esta novela en 1993. Y que el hecho de que una novela siga teniendo éxito después de tantos años indica que estamos ante un buen producto. 

Datos de interés: Ficha de la novela - Ficha de la autora - Blog de la autora

Pepa

27 de octubre de 2017

Flores en la tormenta de Laura Kinsale

Sinopsis: 

Un clásico del género romántico histórico, una de las historias de amor preferidas de las lectoras. Él era uno de los hombres más brillantes y seductores de la alta sociedad inglesa hasta que la tragedia le condenó a un mundo de silencio y locura; ella, un alma sencilla y generosa que creía en el poder de la redención. Y esta es una de las novelas de amor más hermosas y originales que se hayan escrito. Desde que fue publicada en Estados Unidos, Flores en la tormenta se ha convertido en una de las historias románticas más elogiadas por crítica y público. Es uno de esos libros que, por la intensidad y la belleza con que logra transmitir los sentimientos, despierta la admiración de las mejores autoras del género. Pero, aún más importante, es una de esas novelas que las lectoras no se cansan de recomendar y que año tras año votan entre sus preferidas... porque para ellas Flores en la tormenta es, realmente, un título indispensable y una joya dentro del género.


Opinión personal:

«Flores en la tormenta» fue publicada en 1992. Es todo un clásico y creo que la fama que la acompaña es del todo merecida.
Para mí ha sido una relectura, hace bastantes años que pude hacerme con ella,  y disfrutarla. Pero como otros clásicos, la empecé con pies de plomo y con miedo por si no superaba el paso del tiempo, después de terminarla solo diré: Una de mis joyitas, de esas novelas ante las que me quito el sombrero. La he disfrutado mucho más que la primera vez que la leí.

Fue mi primer contacto con Laura Kinsale, mucho se puede hablar de esta autora  ─ una de mis preferidas −, aunque sé que provoca opiniones opuestas y admito que no resulta ligera. Es necesario una lectura pausada.

Después de la friolera de 25 años. Un dato que me parece muy relevante para apreciar la originalidad, no tan solo de su argumento sino también de los personajes que la componen sigue conservando actualidad.  Es una historia que, en mi humilde opinión, ha pasada ya a formar parte de los clásicos y las lecturas imprescindibles de cualquier lectora de romántica, al menos de histórica.

Son tantos los temas que me parecen geniales que me da miedo no transmitir mi entusiasmo por esta historia, y al mismo tiempo, admito que la dureza de algunas escenas y de la situación del protagonista; así como la gran ambientación y crítica de la época que hace la autora, puede hacer que pierda puntos de cara a algunas lectoras. Siempre lo digo, una sola novela, mil lecturas e interpretaciones distintas.

La historia parte con la presentación del protagonista masculino, Christian, duque de Jervaux, fiel representante de una clase social pudiente que está a vuelta de muchas cosas. Seductor y simpático, pero un gran mujeriego que sabe que puede conseguir de las mujeres todo lo que se proponga. Con grandes responsabilidades desde muy joven y con una familia en la que no termina de encajar, es un perfecto rebelde. Su mente privilegiada, casi un genio para las matemáticas,  es la que le da ese carácter tan despreocupado de aparente irrespetuosidad y mucho pasotismo Es justo ese vínculo con la ciencia es el que le pone en contacto con personas de tan distinta condición como Maddy.

Maddy es la hija del hombre que comparte su interés por las matemáticas. Poco o nada tienen en común a parte de ese pequeña unión y apenas mantienen relación. Cuáquera, sencilla y estirada que vive bajo los preceptos de esta secta protestante. No reconoce las distintas clases sociales, mucho menos, el papel de la nobleza y es, cuanto menos, una mujer de lo más estricta. Una joven de gran corazón y que luchará ante cualquier injusticia. Obstinada donde las haya, y eso es algo que entiendo que puede disgustar a más de una lectora. No voy a negar que en más de una escena me ha sacado de mis nervios, pero entiendo que forma parte de la riqueza del personaje y de la realidad de quien ha vivido toda su vida inmerso en una secta y que le ha restado, casi, su capacidad para tener sus propias opiniones.
Creo que eso la hace un mejor personaje, un despertar que al final, al igual que Christian  hace con un mundo que conoce para intentar crear el mundo que ella quiere.

Todo cambia cuando Christian sufre un ictus o algo similar.

Los efectos secundarios que le quedan serán el punto de partida para que Laura Kinsale nos introduzca en temas tan poco plasmados en la novela romántica y tan alejados de los bailes de salón y las reuniones musicales: la realidad de los centros para enfermedades mentales, la impotencia de los catalogados «dementes», la hipocresía de las buenas familias, la falsedad de la religión o la mala influencia de las sectas. Son muchos los temas que son tratados con gran crudeza y realismo.

La veracidad con la que los trata te deja con el alma en vilo. Algunos pasajes son verdaderamente desgarradores y, en mi opinión, el trabajo que ha realizado con el personaje masculino, es realmente magistral. Para recomponer el mundo que se resquebraja a su alrededor tiene que empezar a recomponerse él mismo como persona ya que se lo han robado todo, hasta la dignidad. Estamos ante un personaje que, como prototipo puede que no fuera del gusto de muchas, pero desde el principio empiezas adorándolo para terminar admirándolo por la fortaleza con la que lucha ante su infortunio y, también, por cómo le va afectando como persona dicha asimilación. Me quedo corta, lo sé, pero es que no sé reflejar lo que me ha hecho sentir sin plasmarlo con algunos ejemplos, y sabéis que siempre intento evitar desvelar la historia con pequeños detalles que podríais disfrutar tanto como yo. Me quedo con la descripción que hace de él la propia autora: «No está loco, está enloquecido»

Es posible también, que al ser una historia conocida me haya dedicado a disfrutar más de pequeños matices y detalles que demuestran la calidad de la autora, dejando de lado que la historia y el estilo guste más o menos.

Su relación no será fácil y es de esas que fluyen de forma muy pausada. No creo que pueda ser de otra forma ya que, estamos ante dos personajes totalmente opuestos, pero es una historia preciosa. Rica en frases y escenas que, alejándose del simple «te quiero», plasman el amor entre dos personas.

No tan solo podemos hablar de dos grandes protagonistas. Los personajes secundarios son muy buenos ejemplos que tipifican la realidad social de la época. Desde la madre beata de corazón frío, hasta la tía con corazón egoísta. Nadie es bueno o malo, sino que en muchas escenas nos trasmite la dualidad del ser humano, su moralidad, su bondad y sí, también esa maldad o egoísmo. No podemos olvidar que el tópico de que el dinero y el poder rompen las mejores familias el algo que sigue muy presente hoy en día y en aquella época seguro que no sería menos.

Podría seguir escribiendo, es de esas lecturas que emocionan tanto que poco sé reflejarlo en papel. Mis miedos a que no pasara el examen del tiempo eran totalmente infundados, al contrario, como ya he dicho, la he disfrutado mucho más que la primera vez y, pese a ser una novela falta de grandes giros, en las que el argumento transcurre con el crecimiento de los propios protagonistas creo que es de esas historia que merecen ser leídas. Al menos para poder opinar sobre ellas. Sí, pese a que no es una lectura ágil, pese a que Maddy es posible que no sea vuestra protagonista femenina preferida. Pero, en estos momentos en los que, en mi humilde opinión estamos atravesando una pequeña crisis en el mundo de la novela romántica, y la mala fama nos persigue, este debería ser uno de esos títulos que demuestran que dentro del género también tenemos obras sublimes.

Datos de interés: Ficha del libro - Ficha de la autora - Web de la autora


Pepa